URGENTE!!!

La Federación Nacional de Béisbol de Guatemala que agrupa dirigentes, atletas y familias de este deporte manifestamos públicamente nuestro pesar y preocupación por el contenido del artículo publicado en prensa libre hace tres días relacionado a las intenciones de construir un paso vehicular de forma temporal en el medio del campo Marte, eliminando varias áreas deportivas; pero además de este paso vehicular propuesto, tenemos conocimiento de que existe la intención de construir un templo o capilla religiosa de forma permanente en el área que ocupa el diamante grande del Campo Marte, cercenando dramáticamente una de las 3 únicas áreas de práctica de este deporte en la ciudad capital.

El deporte es uno de los paliativos más fuertes contra la deserción escolar, la drogadicción, las maras y otros males sociales, pero también es el mejor incentivo para que nuestros jóvenes aprendan a caminar por buenos caminos, a trabajar en conjunto, disciplina, responsabilidad, etc. sin dejar de mencionar que la práctica deportiva como ejercicio físico es fundamental en el desarrollo humano.

Por otro lado cabe mencionar que las pocas áreas verdes de nuestra ciudad deben defenderse dándoles el valor que tienen por sus aportes como reguladores del clima urbano, absorbentes de contaminantes, amortiguadores  del ruido, captadores de agua de lluvia (mejorando los mantos freáticos de la ciudad) y como generadoras de equilibrio ambiental dentro de la trama urbana de una ciudad. El estudio de impacto ambiental que respalde un proyecto para eliminar un área verde y deportiva como esta, debe tener una justificación que efectivamente demuestre que dicho cambio de uso de suelo está por encima del interés de niños y jóvenes, del deporte, de la necesidad de áreas verdes y de áreas abiertas, del desfogue visual del entorno urbano, etc.

Guatemala está sumergida en un profundo movimiento de cambios positivos y el Comité de esta federación se enorgullece de ser parte del mismo y de impulsar los cambios correspondientes en este deporte. Como tal, estamos obligados a defender los pocos espacios para la práctica del béisbol que hay en Guatemala y en este específico caso lo menos que podemos hacer es conocer las razones válidas si existen, de autorizar un proyecto que conlleva suprimir permanentemente un campo de béisbol y un área verde de la ciudad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *